• Milagros González Béjar
  • 20 de febrero
  • SAMEM 2013

Analizando como afecta la crisis a la salud de la mujer, vemos que según un estudio publicado recientemente, el 44% de la población sufre más estrés y tensión que hace 2 años  debido  a la crisis económica. Podemos además asegurar que aa crisis tiene consecuencias distintas en los hombres y en las mujeres.

En el caso de la mujer, la crisis le afecta,  tanto en el terreno laboral como en el personal y por tanto influye en su calidad de vida. En el terreno laboral los sueldos cada vez son más precarios y la mujer tiene un sueldo menor y más obligaciones en casa. Hay ocasiones en que la situación se agrava al abandonar la mujer su puesto de trabajo para cuidar de sus mayores o por ir al paro directamente. Todo esto incide en la salud de la mujer que se añade al natural  aumento de edad.

Las principales repercusiones son a nivel psicológico y  también a nivel nutricional ya que se alimenta peor la mujer al disponer de menos dinero para realizar la compra.

Resulta, por tanto, evidente, que ante condiciones socioeconómicas adversas la salud de las mujeres se resienta.

Algunos  aspectos en los que la mujer sufre, de manera especial,  los efectos de las crisis económicas  y que afectan de una manera u otra a su saludo, podrían ser los siguientes:

  • Aumenta los problemas de salud sobretodo mental (aumento del número de suicidios)
  • La precariedad laboral es un riesgo para la salud, sobretodo en la esfera psicosocial
  • La reducción del presupuesto en seguridad y salud de muchas empresas, deteriora las condiciones de trabajo e incrementa el riesgo de accidente y enfermedad profesional
  • La reestructuración de la empresa tiene repercusión tanto para el que despiden como para el que sigue trabajando a efectos de salud, aumentando los trastornos ansioso-depresivos y puede llevar a un aumento en los hábitos tóxicos (tabaco y alcohol) y a problemas en el entorno familiar.
  • Cuando sometemos a las personas a un estrés continuado  este se puede asociar a muerte prematura
  • La salud física de la mujer se puede ver afectada ante situaciones adversas en su sistema nervioso y hormonal dando lugar a un mayor riesgo de: Hipertensión arterial, infarto de miocardio, diabetes, accidentes cerebro vasculares, infecciones, depresión y agresividad.

La crisis afecta más a las mujeres que a los hombres porque partimos de la base de que las mujeres acceden con mayor dificultad a un empleo remunerado y trabajan en condiciones más precarias (empleadas de hogar) con salarios más bajos. En caso de disponer de este empleo además asumen gran parte de trabajo del hogar y el cuidado de los miembros de la familia. Por este motivo las consecuencias que tiene en la salud mental de las mujeres también son distintas.

Según la OMS  “la actual coyuntura económica provoca más estrés, depresión y otros desordenes mentales”. La situación económica supone un estrés adicional, siendo distinto en pacientes sanos o en pacientes con patología psiquiátrica previa.

Es de suponer que las mujeres asmáticas tienen más crisis y las diabéticas se descompensan con más facilidad.

También se observa la tendencia a aumentar el consumo de alcohol como vía de escape y hemos de destacar  el aumento de las mujeres con insomnio.

Hay una clara somatización de los trastornos psíquicos mediante la manifestación de molestias físicas

Existen estudios que ponen de manifiesto que el gasto social de un país se relaciona con la salud de la población.

 

Dejar un comentario

 

Su e-mail no será publicado

imagen captcha